AcasăTerapiiPsihologieCum să-ți găsești propria voce și să o adaptezi într-o versiune interesantă...

Cum să-ți găsești propria voce și să o adaptezi într-o versiune interesantă și captivantă. (60 characters)

Qué hacer. Reflexiona sobre tus creencias. El proceso de encontrar tu voz comienza reconociendo las creencias que tienes y cómo afectan tu uso de tu voz hoy en día. Desde el momento en que naciste, el sonido que hiciste fue significativo. Incluso antes de poder hablar, habrías hecho sonidos para llamar la atención y asegurar tu supervivencia. Habrás aprendido qué era efectivo y qué no lo era. Como bebé, si gritar lograba que alguien viniera en tu ayuda, habrías gritado para hacerlos venir y habrías dejado de hacerlo cuando tus necesidades fueran satisfechas. Pero si seguías llamando, pidiendo ayuda e interacción – porque eso es lo que hacen los bebés – y nadie venía, aunque hayas aumentado tus llantos inicialmente, eventualmente habrías dejado de hacerlo. Aprendiste que llamar no satisfaría tus necesidades. Ya se estaban sentando las bases de cómo entiendes el valor de tu voz. A medida que crecías, este proceso de aprendizaje continuaría. ¿Fuiste mayormente desalentado a hacer sonidos que incomodaran las ideas de otros sobre lo que es una comunicación aceptable? ¿Te dijeron que los niños debían ser vistos y no oídos? Los lemas culturales de este tipo son dignos de consideración. A partir de ellos, podemos deducir una multiplicidad de pensamientos y acciones racistas, sexistas y ageístas que obstaculizan erróneamente las voces de muchas personas hoy en día. Incluso si no te viste afectado negativamente por experiencias que moldearon tu actitud hacia tu voz, podría valer la pena considerar qué nociones de voz has encontrado, y por las cuales responsabilizas a los demás, así como también a ti mismo. Si tienes la sensación de que tu voz simplemente no suena como „tú”, como tu idea de ti mismo, estas creencias de fondo podrían ser en parte responsables. Permíteme darte un ejemplo. Una vez trabajé con una mujer rumana brillante que era muy solicitada por su habilidad técnica como peluquera; reconocerías a varios de sus clientes de la televisión. Estaba obsesionada con sonar „inglesa”. Ella puede hablar el idioma con tanta excelencia que puede contestar el teléfono, discutir las necesidades de los clientes, realizar capacitación en un idioma no nativo, y sin embargo, porque no suena como que „es de aquí”, piensa que suena estúpida. Esto es tan profundo que ella realmente extiende esta creencia al pensar que ella es estúpida. Esto es un trastorno extraordinario de la información. Sin embargo, sus creencias no son poco comunes. Se encontró temiendo no ser lo suficientemente buena, tropezando en reuniones con clientes, evitando sonidos y palabras en particular. Trabajamos juntas para aumentar su claridad, ayudar a los músculos necesarios para la tonalidad inglesa a sentirse flexibles y cómodos, para que pudiera dar forma a estos sonidos más fácilmente. Reducir el esfuerzo físico también disminuyó su carga cognitiva y emocional. También trabajamos en asimilar su voz con su idea de lo que otras personas esperaban de ella y la realidad de lo que realmente se necesitaba para parecer profesional y competente. Lo que descubrimos fue que evitar su voz estaba transformando todo acerca de su comunicación. Su lenguaje corporal estaba cerrado, literalmente apretando el agarre en su voz, creando rigidez en todo su cuerpo – rigidez por la cual había estado recibiendo acupuntura y masajes para aliviar. Su sonido no era el problema; intentar esconderlo sí lo era. Así que, además de la articulación (para precisión y claridad), también trabajamos en su respiración, ritmo de habla, volumen, familiarizándose con lo que es su voz, y luego expandiendo su repertorio al condicionar los músculos conectados a ella, jugando con los sonidos y el lenguaje, desarrollando su expresión. El progreso que hizo llevó a su empleador a pedirle que comenzara a impartir cursos de capacitación a los demás; hizo que las relaciones con sus clientes fueran más fáciles; y aumentó las reservas. Su mejorada técnica vocal alentó una respiración más profunda, lo cual no solo apoyó el poder y tono de su voz, sino que también ayudó a calmar su ansiedad y la respuesta de lucha o huida que sentía cuando estaba nerviosa. Descubrió que los clientes le estaban pidiendo que se repitiera menos ahora que podían escuchar (volumen) y seguir (ritmo) su voz. Aunque esta mujer necesitaba ayuda para encontrar su voz, su voz nunca fue realmente el problema – fueron sus creencias subyacentes sobre sí misma y su voz las que tuvieron la culpa. Es posible que tú también tengas tus propias creencias implícitas sobre tu voz que te están frenando – ideas preconcebidas sobre cómo crees que suenas, qué piensan los demás de tu voz y cómo deseas que sea tu voz, y así sucesivamente. Es importante desafiar cualquier creencia inexacta, dañina o no útil sobre tu voz. Es posible que te resulte más fácil participar en este proceso con un amigo de confianza, un familiar o un entrenador de voz. Mientras reflexionas sobre estas creencias subyacentes de esta manera, es posible que descubras preocupaciones psicológicas que podrían valer la pena abordar en un entorno clínico profesional, por ejemplo, experiencias traumáticas de tu pasado. Si bien las lecciones de voz y el entrenamiento de voz a menudo pueden ser terapéuticos, es importante recordar que no son terapia psicológica. Sin embargo, son un excelente lugar para continuar estas reflexiones, para comenzar o extender el trabajo vocal, y un buen entrenador podrá referirte a otros especialistas según sea necesario. Vuelve a conocer tu voz. Sugiero agregar un „despertar vocal” a tu rutina diaria. El objetivo es doble: conocer mejor tu voz y acondicionarla, como un atleta hace con su cuerpo en entrenamiento. Es posible que pienses que este tipo de ejercicio es importante solo antes de ingresar a un entorno inusual, para prepararte para una entrevista o presentación, por ejemplo. Pero creo que puedes beneficiarte al prestarle más atención a tu voz la mayor parte del tiempo. Calentamiento. Tu „despertar vocal” no debería llevar más de unos minutos, pero trata de incluir estiramientos de todo tu cuerpo. Roda tus hombros, masajea ligeramente tu rostro y cuello. Si te sientes cómodo, mueve tu columna vertebral, haz algunos estiramientos laterales, toma una bebida (agua, té, café, todo cuenta). Ya que estamos en el tema, debes saber que tu voz se beneficiará si te mantienes hidratado durante todo el día. Tus cuerdas vocales no están en tu esófago, el tubo que conecta la boca con el estómago, así que tragar o hacer gárgaras con una bebida no las tocará de esa manera (a menos que te estés ahogando). Más bien, tu voz se hidrata principalmente desde adentro. Entonces, si se siente seca, áspera o arenosa, ten cuidado con ella hasta que todo tu cuerpo esté adecuadamente hidratado. Esto lleva tiempo, no ocurrirá con el primer sorbo. Después de haber despertado los músculos más grandes de tu cuerpo, conectarte con tu respiración y hacer algunas vocalizaciones suaves comenzarán a trabajar los músculos más pequeños, despertando ligeramente las várices y sus articulaciones en la laringe. Para hacer esto, bostezar y estirar, hacer girar tu lengua alrededor de tu boca frente a tus dientes superiores e inferiores, en sentido horario y antihorario. Suelta suspiros suaves, permitiendo que tu respiración y sonido emanen como si vinieran desde tus costillas más bajas. Si tienes tiempo, intenta esto acostado en posición supina (con la espalda en el suelo, piernas estiradas) o semi-supina (aún en el suelo, pero con los pies planos y las rodillas levantadas formando una pirámide). Conéctate con tu respiración. No hay sonido sin respiración. Para comenzar a conectarte con tu respiración, acuéstate, siéntate con las nalgas hacia el borde del asiento y los pies apoyados en el suelo, o párate con los pies separados a la anchura de las caderas (evita bloquear las rodillas hacia atrás en una posición de ‘C-3PO’). Luego, coloca una o ambas manos en tu abdomen inferior: el pulgar (o pulgares) sobre tu ombligo y los dedos suavemente separados en abanico con los dedos meñiques en la parte inferior. Ahora, evalúa tus omóplatos (especialmente si estás de pie o sentado), permitiéndoles hundirse hacia abajo y que tus hombros se relajen. Puede ayudar imaginar los codos pesados y sueltos. A continuación, sopla aire (pero aún no uses tu voz) haciendo un sonido de ‘fff’ con tu boca. Sentirás que tu ombligo se mueve hacia adentro. Concéntrate en este movimiento, deja que tus hombros cuelguen sueltos. Disfruta del descanso que esto permite a tu cuerpo y a tu mente. Considera si sientes rigidez en el pecho o alrededor de tu plexo solar, e imagina liberar esto para permitir que la respiración viaje más baja y libremente. Una vez que sientas que tu respiración está bajando, intenta inhalar contando hasta cuatro en silencio y exhalar con el ‘fff’ contando hasta cuatro. Luego, inhala por cuatro, exhala por seis; inhala por cuatro, exhala por ocho. Intenta respirar por la nariz y exhalar por la boca…

RELATED ARTICLES
chatbot

Discută online cu asistenții noștri virtuali. Întreabă și primește răspunsuri la întrebările tale.

Calculator calorii pentru slăbire

Calculator calorii pentru slăbire

Vrei să știi câte calorii ar trebui să consumi zilnic pentru a pierde în greutate?

Cât costă un implant dentar?

Cât costă un implant dentar?

Teste psiho și de personalitate

Cele mai citite